La cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza. Es un tiempo de cambio, de mejora, de silencio, de interioridad. Como muy bien dice el evangelio del Miércoles, cuando ayunéis o cuando oréis, esconderos para que nadie os vea. Vuestro Padre que ve en lo secreto os recompensará. Por ello, no estamos ante un tiempo triste o ante un periodo de ocultamiento, si no de alegría, de sueño, de cambio, de tener nuevos de ser más y mejor. En este año que celebramos el tricentenario de la muerte del Señor de La Salle, puede ser una ocasión de oro para que nuestro centro educativo se convierta un poquito más a este Reino de Paz y Justicia que el hombre de Nazaret propone. Mucho ánimo, y que se un periodo intenso. Os compartimos el mensaje del Papa Francisco para este tiempo tan intenso. Un abrazo grande y feliz viaje.

¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 1 Promedio: 5]