Reflexion de una alumna sobre la sesión con la fundación Rafael Del Pino

—————————————————————————————————————————————————————–

Ha sido realmente muy interesante la sorpresa que nos tenía preparada la profesora Irene, con la Fundación Rafael Del Pino, que hasta hoy desconocía.

 Primeramente quería decir, que creo que es una labor muy bonita la de inspirar a los jóvenes a dejar atrás los miedos y las excusas, cuando tenemos una idea de negocio, demostrando que el fracaso sólo está garantizado cuando no lo intentamos.

 Gracias en especial a Eduardo Fernández, una persona de rotundo éxito empresarial que, sin embargo, se ha tomado la molestia de venir a clase y contarnos su historia.

Me llamó la atención su punto de vista humilde y sencillo, de cómo convirtió una mala experiencia profesional, con un mal jefe, en la motivación hacia el autoempleo; y de los conocimientos básicos de programación en una forma de ayudar a un antiguo jefe, que a través de su empeño en conseguir un buen producto, se convirtió finalmente en la base de su gran éxito empresarial….como si eso lo hiciera cualquiera…, pero es que eso es precisamente lo que nos vino a contar, desmontando la idea de que solo con dinero se hace dinero, y demostrando por el contrario que, lo que abre las puertas es la pasión por el trabajo bien hecho. Sin necesidad de grandes inversiones económicas pero invirtiendo lo más importante, la mejor versión de nosotros mismos.

Realmente una sesión muy inspiradora…así que, gracias Fundación Rafael Pino, gracias a su colaboradora Cristina, gracias Eduardo y por supuesto, gracias Irene.

A.M (Alumna de Grado Superior de Administración y Finanzas)

¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 1 Promedio: 5]