Los días 8, 9 y 15 de marzo, los alumnos de 1ºC, 2ºC y 2ºD fuimos a pasar una jornada al
aire libre para recibir una clase de historia.

La mañana comenzaba en la Estación del Norte, en la que una guía nos recibió para contarnos las curiosidades sobre ese edificio como, por ejemplo, su peculiar nombre. Pese a situarse al suroeste de la capital, recibía dicho nombre por ser la única estación de Madrid que viajaba hacia el norte del país. Además de observar su gran estructura (más cercana a un modelo propio de la ingeniería que de la arquitectura), observamos su transformación con el paso del tiempo; pues se ha convertido en un centro comercial que, hoy, permite atraer a gran cantidad de personas al mismo.

Posteriormente, descubrimos el gran lugar estratégico en el que se encontraba, ya que permitía conectar la Casa de Campo con el Palacio Real de Madrid y sus preciosos jardines. Incluso, pudimos observar los cambios producidos en aquel lugar, pues este fue sitio de trincheras y campos de batalla en la Guerra Civil; destruyéndose dichas zonas, las cuales, con el paso de los años, se han ido reconstruyendo (esto lo que observamos con la puerta San Vicente, que es una réplica de la original).

Visitamos también la ermita de San Antonio de la Florida (en la que vimos el arte de Goya) y dimos un paseo a orillas del Río Manzanares, donde encontramos lugares mandados construir por José Bonaparte.

Puedo decir que de esta manera muy amena, aprendimos algo más sobre la historia de Madrid, finalizando la jornada descansando en un pequeño bar de la zona.

(Texto escrito por la alumna Natalia M.C. de 2ºC)


¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 1 Promedio: 5]