Ayer regresaron Alejandro y Jorge. Después de tres meses en Malta, trabajando y viviendo en la isla, toca el duro regreso, vuelta a Madrid, el fin de la aventura. Lo bonito: reencontrarse con la familia y contar su experiencia a familiares y amigos. Un nuevo reto les queda por delante, ambos van a seguir estudiando un grado superior, desde aquí os deseamos lo mejor, gracias por compartir vuestro viaje y vuestras fotos.