La Virgen desata los problemas de la vida y nos libra de los engaños con que el demonio nos ata»  Francisco
María, madre de Jesús 9.- LAS MANOS DE MARÍA