Nuestro Instituto, como ya sabes, está celebrando un año muy significativo. Todos nos sentimos muy orgullosos de nuestros 300 años de historia, de la mano del itinerario evangélico de San Juan Bautista de La Salle. Sí, 300 años guiados por un CORAZÓN, un COMPROMISO, una VIDA…
Dios llama a todos y Dios llama siempre… esta es nuestra gran convicción, y desde ella, nuestra labor diaria, los pasos que cada uno va dando en la vida, se llenan de sentido. Seguramente, nuestra tarea principal sea acallar todo aquello que nos impide escuchar a Dios… porque es verdad que hay mucho ruido, mucho, mucho… ruido.
Nuestra llamada, en este tricentenario, es muy sencilla: contagiar aquello que vivimos, dar razones de por qué somos felices, sentirnos comunidad en camino… intentando hacer realidad el Reino de Dios desde nuestra pequeña parcela educativa.
Por ello, mucho ánimo y muchas gracias por tu testimonio y colaboración.

Os presentamos los videos desde los que haremos la reflexíon de la mañana durante esta semana.

¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 1 Promedio: 5]