Durante estas últimas semanas, las clases de primero hemos realizado una práctica en el laboratorio que al final resultó ser curiosa e interesante.
La práctica se trataba de la disección de una trucha por parejas, de esta manera, retomamos el tema de los vertebrados en biología y aprendimos las partes de los peces de forma práctica.
La primera impresión del proyecto no nos sonó muy bien… Diseccionar no era algo que nos interesase mucho a ninguno. Sin embargo, terminó siendo un método de aprendizaje muy práctico e incluso divertido, del que pudimos aprender una gran cantidad de cosas dinámicamente. Desde como saber si un pez sigue fresco, a localizar cada uno de sus órganos.

Patricia Puig

1º ESO

¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 1 Promedio: 5]